Rehabilitación Depósito Dibamba


Antecedentes

Las Hermanas Carmelitas Misioneras cuentan en la leprosería con una perforación y depósito del que obtienen agua, pero tiene ya 26 años y precisa de una rehabilitación. Por ello, como socio local, solicitan a Manos Unidas apoyo para el mantenimiento y arreglo de la instalación del pozo y así poder seguir prestando este servicio de acceso al agua potable a los más necesitados.

Pretenden reforzar la salud integral de los enfermos, y poder seguir ofreciendo el agua potable a la leprosería y a la gente de las afueras.

Objetivos

Para el acceso al agua potable, existe una instalación de forraje buena que data del año 1991. Pero hoy, ya casi 26 años después, con el alto grado de humedad, todas las tuberías están oxidadas, ya algunas muy alteradas, llegando a punto de romperse, dejando ya pasar agua por fuera. Se necesita con bastante emergencia, rehabilitar todo antes de que se pueda estropear del todo. Esta situación afecta a las personas que recurren al pozo para el abastecimiento de agua, tanto población para uso personal, como para los niños de la escuela y profesionales de la leprosería.

Hitos

Este proyecto ha conseguido que a día de hoy 170 personas tengan acceso a agua potable.

FECHA FINAL DE CONSTRUCCIÓN

PRESUPUESTO

SOCIO, FINANCIADOR Y CONTRAPARTE

Galería de imágenes